Reforma Tributaria

La tasa de impuesto a la renta de las empresas ha pasado de 10 a 27 por ciento en treinta años. Es obvio que ello constituye un incentivo para dejar de crear empresas.

No hay muchas vueltas que darle. Para verificarlo basta con ver las cifras de desempleo e inversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *